lunes, 18 de abril de 2011

VERDAD



La verdad, no hay que engañarse,

es relativa,

de ahí su esfuerzo por mostrarse,

casi siempre infructuoso.

La mentira es absoluta, sin embargo

y más que nunca, es este tiempo, absolutista;

de ahí el miedo que me da su guante blanco

y sus anillos de oro y hielo.

La verdad es que mejor

que no se diera la verdad, desnuda y loca,

sobre todo cuando ataca por los flancos

y utiliza ciertas bocas.

3 comentarios:

Isolda dijo...

¿La verdad? Me parece apabullante por su precisión y claridad.
Ya sabes cuánto me gustan tus poemas.
Un beso.

Amelia dijo...

La verdad siempre tiene que ir por delante, así nunca se caerá en la mentira. Hay que ser tansparente eso es lo que ennoblece.Feliz Semana.

Armando Manrique Cerrato dijo...

Pues sí, la mentira asusta, pero también puede hacerlo la verdad. Lo has expresado con gran sutileza y elegancia. He pasado un rato muy interesante y provechoso repasando con más calma tu obra.
Un saludo y ¡Hasta mañana!