lunes, 23 de julio de 2012

NAUFRAGO II



Este es el sueño agradable
que tu extenuado cuerpo inventa
para ya no sufrir, tras la zozobra.
No obstante; elige despertar
zarandeado por las olas,
o jamás vomitarás todo ese agua que has tragado,
ni masticarás, con asombro de resucitado,
la arena que, ahora inermes, tus labios rozan.
Sólo sirve, urgentemente, dar la vuelta,
abrir los ojos
y al cataclismo gritarle.

No hay comentarios: