miércoles, 22 de agosto de 2012

OJO DEL HURACÁN


En el ojo del huracán
mismo centro de las tormentas,
meditando más que pensando,
así como dejándome ir o al estilo del tiempo,
fluyendo sin permiso.
En el centro del todo y principio del resto,
pájaro carpintero interrumpiendo sabiamente
el silencio inmarcesible del pinar
y brisa, por fin,
anunciando el final del calor
y la ausencia momentánea de la nada.

1 comentario:

Isolda dijo...

El tiempo que nos engulle cual ojo de huracán. Me ha gustado Norberto.
Un beso.